Felisa Rosado visita al grupo de esta semana que desfrutan de una jornada llena de actividades

La delegada de Medio Ambiente y Deportes, Felisa Rosado ha pasado la mañana de hoy con el grupo de niños y niñas de 5 a 11 años que se encuentran esta semana disfrutando de las vivencias y aventuras que les ofrece la Escuela de Verano del Zoobotánico Jerez, preparada por el patrocinador y padrino de los camaleones, la empresa Genatur.

Siempre disfrutando y jugando los más pequeños están conociendo y participando en todas las tareas del parque como preparando la comida de los animales y  sus dietas, en el dia de hoy han preparado la del hipopótamo; limpiando las instalaciones; observando sus movimientos; anotando las experiencias en sus cuadernos de campo, etc. Asimismo, están conociendo también a animales silvestres más cercanos y estudiando y cuidando los terrarios, de insectos y anfibios.

Esta Escuela siempre tiene mucho éxito desde comenzará hace más de diez años ya que en cada edición se prepara algo novedoso para los niños aunque  hay que reconocer  que “la actividad que más gusta a los pequeños es la que está relacionada con los animales. Les encanta participar con sus cuidadores”, ha señalado la delegada de Medio Ambiente.

Felisa Rosado ha querido agradecer el trabajo que realiza esta empresa y padrino del Zoo, así como su implicación en todos los proyectos del Zoo y ha pasado una jornada divertida con los niños y niñas “venir a esta instalación es siempre una alegría”, ha manifestado. También ha querido agradecer la labor realizada por los monitores y cuidadores.

Por otro lado, la primera de  las Noches del Zoobotánico  será el próximo día 25 de julio y, la segunda el 29 de agosto. ‘Noche en el Zoo’ es una actividad que se inicia a las 18,30 horas de los viernes y finaliza a las diez de la mañana de los sábados. Durante esas horas los niños y niñas participantes disfrutan de juegos, montaje del campamento, visitas a distintos cubiles, cena, paseo nocturno y velada de narración de cuentos e historias.

Con esta actividad, se pretende  dar a conocer a los participantes que la vida sigue en las instalaciones una vez que sus puertas se cierran al público. La vida continúa de  manera  que todo está perfectamente organizado y mientras los animales diurnos van a dormir, se ponen en movimiento los animales crepusculares y nocturnos.

En esta edición la primera de las actividades está dirigida a niños de 5 a 12 años y la segunda a niños y niñas de 7 a 11 años.