El parque acuático, un primer contacto seguro y divertido con el agua para los pequeños de la casa

Durante el verano, las actividades en familia se multiplican y qué mejor manera de pasar el tiempo con los niños que disfrutando. Si además de diversión se consigue que los pequeños aprendan el plan se vuelve perfecto, y el parque acuático combina alegría y aprendizaje a partes iguales. No en vano, la afluencia de familias con niños durante los meses de buen tiempo en parques como Aqualand Bahía de Cádiz aumenta considerablemente.

Zona infantil Aqualand Bahía de Cádiz

Y es que se trata de espacios en los que los hijos pueden jugar en atracciones y entornos especialmente pensados para ellos a la vez que descubren que el agua es un medio divertido y seguro.

Esta mezcla hace de centros como Aqualand Bahía de Cádiz, con zonas infantiles como Children’s Paradise o Family Adventure Land, uno de los lugares idóneos para convertirse en el primer contacto – divertido, seguro y controlado por profesionales- para los pequeños de la casa por los siguientes motivos:

  • Un truco para evitar el miedo lógico a lo desconocido es enseñarles cómo el resto de niños juegan en el agua sin problemas, de esta manera empatizarán y verán la piscina como un escenario más natural. Entornos como Family Adventure Land de Aqualand Bahía de Cádiz, donde los niños disfrutan de toboganes adaptados, suponen una muestra excelente de lo entretenido que puede llegar a ser el agua.
  • Es muy positivo que los niños se acostumbren cuanto antes al agua, y qué mejor manera que en zonas diseñadas para su diversión, que estimulan sus sentidos mediante actividades pedagógicas y vivos colores, y que además suponen entornos controlados y vigilados por profesionales. Según los especialistas, el primer baño puede producirse desde muy temprana edad, con seis meses los pequeños ya pueden disfrutar de unas horas en el parque acuático, siempre cuidando especialmente la exposición solar, que nunca debe ser directa en el caso de los bebés.
  • Es importante atender a las recomendaciones básicas de seguridad, especialmente con niños muy pequeños. Los profesionales de los parques se encargan de recordar la importancia de no correr por el recinto para evitar caídas o de recordar la importancia de la protección para disfrutar de una soleada y lúdica jornada.
  • La vigilancia paterna debe ser constante. Aunque en los parques acuáticos y piscinas trabajan equipos de socorristas ampliamente experimentados, los niños se sienten más tranquilos y motivados cuando sus padres están pendientes. En el caso de Aqualand Bahía de Cádiz, los padres pueden permanecer “ojo avizor” en Children’s Paradise mientras los pequeños se divierten.

Estos factores hacen del parque acuático uno de los planes de ocio familiar más populares del verano, y es que los más pequeños disfrutan de adrenalina adaptada a sus edades y los padres de la diversión segura y controlada de los pequeños.