La alcaldesa, María José García-Pelayo, ha presidido, esta tarde, la reunión del jurado que ha designado Caballo de Oro 2014 al ganadero y escultor Nicolás Domecq Ybarra. El premio se entregará el próximo, 16 de mayo, Sábado de Feria, en el Depósito de Sementales.

Además, han asistido como miembros del jurado: la delegada de Deportes, Felisa Rosado, el delegado de Turismo, Cultura y Fiestas, Antonio Real, el delegado de Impulso Económico, Francisco Cáliz, el concejal responsable del Plan Especial de Promociones Culturales, Antonio Montero, la diputada provincial de Turismo, Inmaculada Olivero, la delegada de la Federación Hípica Española en la provincia de Cádiz, Esperanza Lobato Parra, el director técnico de la Yeguada de La Cartuja Hierro del Bocado, Javier Mota, el gerente de la Real Escuela Andaluza del Arte Ecuestre, Juan Carlos Román, el teniente coronel de la Yeguada Militar de Jerez, Antonio Gómez Pascual, el director general de la Asociación Nacional de Criadores de Caballos de Pura Raza Española, ANCCE, Jaime Molina, y la jerezana premio Caballo de Oro 2008, Ana María Bohórquez Escribano. Además, ha actuado como secretaria del jurado, la Oficial Mayor y Secretaria, en funciones, del Ayuntamiento, Cecilia García González.

Alcaldesa_asiste_comision_Caballo_de_OroNicolás Domecq Ybarra nació en Sevilla, en 1944. Es ganadero y además escultor autodidacta desde 1981. Un centenar de piezas, de gran precisión y fuerza expresiva en torno al mundo ecuestre, demuestran su gran pasión por el caballo y el campo. Experto ganadero y pasional aficionado del caballo, conoce perfectamente su anatomía, sus sistemas muscular y nervioso, su conformación y sus aires.

Más de 50 exposiciones, marcadas por el éxito, y coleccionistas de todo el mundo, acreditan el arte sin igual y prodigioso de Nicolás Domecq.

No obstante, su principal dedicación es la Yeguada Domecq Ybarra a la que presta total atención desde 1997 y que tiene como finalidad la mejora de la Pura Raza Árabe, en las instalaciones actuales de Martelilla “San Luis”, donde se divisa la Laguna de Medina. La demanda para la reproducción que tiene la Yeguada mantiene con vida un arte, el de criar caballos. En los últimos años de crisis ha hecho un gran esfuerzo por conservar su cabaña ganadera, acudiendo la mayoría de ganaderos noveles en busca de la mejor sangre árabe a su ganadería.

Para Nicolás, el cuidado del ganado es el secreto para que se desarrollen animales dóciles, equilibrados y con buen carácter. Dice que “el cariño es lo más importante”. No cesa en su actividad, y sigue trabajando duro para conseguir el caballo perfecto. No se conforma con los innumerables reconocimientos que ha tenido a lo largo de su vida (8 Campeón de Campeones, 14 Campeones de España, 13 subcampeones, 5 Copas S.M. El Rey, 16 premios internacionales, entre otros), y cada día sigue exigiéndose más, buscando “mejorar aún más el perfil de la cara”. Igualmente, su curriculum avala su trayectoria profesional.