El Real de la Feria de Jerez, rebosante de estilo

Los trajes de gitana y sus complementos, perfectamente combinados y con las últimas tendencias, llenan la Feria de flores, de color y elegancia

Ya estamos a Jueves de Feria, pasando el ecuador, saboreando la fiesta en su máxima expresión. Ayer miércoles fue un día grande en todos los sentidos.

Era el Día de las Mujeres y el Real se llenó de color, de volantes, de flores, una auténtica pasarela flamenca que dejó claro, como también ocurrirá hoy y los días que restan, que la Feria de Jerez es de categoría.

Qué trajes de gitana estamos viendo este año. Elegancia por encima de todo, estilismos para quitarse el sombrero y decir ¡Ole que Ole! con las jerezanas y todas las mujeres que nos visitan. En su salsa, entusiasta y feliz, debe estar la gran Lola Flores viendo su feria tan bonita, la feria que este año se le dedica. La Feria en la que la imagen de esta artista jerezana única e irrepetible nos acompaña en las casetas, estando presente con su imagen en el sentir de esta semana de fiesta.

La tendencia de este año en moda flamenca es lo barroco, en los trajes, en los complementos, en el estilismo. Volúmenes, flores protagonistas en el peinado, broches espectaculares, mantoncillos llenos, decorados…

Los trajes

Los trajes se están viendo con destacados volúmenes, que se traducen en faldas de capa, en campana o incluso al estilo de las canasteras colombianas, que se abren de forma infinita hasta formar un círculo. Los volúmenes en los volantes, gracias al tul y las carruchas, son clave, como también elementos ya típicos como los escotes en la espalda, que siguen siendo importantes.

No faltan los lunares, pero unos lunares que se transforman y mezclan sus tamaños y colores. Y tampoco se echan en falta los estampados, muy pictóricos. La mezcla de flores y lunares, en un mismo estampado o uniendo varios tejidos diferentes se consolida como una de las propuestas más seguidas.

Las mangas se relajan y pierden los volantes para conseguir una flamenca más sofisticada, pero también se vuelven más exageradas con capas y largos menos cómodos… Y se están viendo, además, mangas con transparencias.

La comodidad comienza a reinar en la flamenca y ya se van viendo cada vez más trajes camiseros, tendencia traída del prêt-á-porter en la moda flamenca, así como también hay escotes con hombros al aire,  que se convierten en el punto sexy de la flamenca con escote decorado con uno o varios volantes.

Y si hablamos de colores, destaca la gama de los verdes -verde agua, verde menta-, además del amarillo, que durante años ha estado relegado en general, el rosa, el azul klein, el blanco, el negro y el rojo. Poco coral y poco naranja para esta temporada. El escote a la caja retrocede y deja sitio a otros más abiertos.

Los complementos

Los mantoncillos que no falten, pero ya no son protagonistas, y los flecos no irán cosidos al escote. Ahora lo importante es el diseño del traje de flamenca. Porque la gente cada vez quiere ir más arreglada y distinguida. Ya se queda relegado ese traje de flamenca ñoño, doméstico, de costurera, de los cuatro volantes y poco más. Ahora hay diseño. Ahora se lleva impresionar, personalizar el diseño.

Destacan, curiosamente, los cinturones, tanto para looks de blusas y faldas como en trajes de flamenca. Dorados y grandes, dando ese toque especial al traje.

Flores asimétricas, desordenadas, que nada tengan que ver con el vestido. Y en forma de corona, en consonancia con el look barroco que es tendencia.

Es, además, el año de las peinas y toman protagonismo los pendientes XXL, barrocos, en detrimento de collares y pulseras.

En cuanto al calzado, estamos viendo de todo: desde la típica alpargata de cuña anudada al tobillo o con pulsera, a sandalias bien altas que estilizan aún más el look.