El Ayuntamiento, a través de la Delegación de Urbanismo, está dando los pasos necesarios para frenar el deterioro de las fincas en mal estado del centro histórico y garantizar la seguridad ciudadana. En este sentido, el delegado de Urbanismo, Agustín Muñoz, ha señalado que como es habitual, se han dictado las órdenes de ejecución correspondientes, y en el caso de las fincas donde se han producido desprendimientos recientes, se viene igualmente trabajando con los propietarios al objeto de que éstos adopten las medidas necesarias para garantizar la seguridad.

En concreto, el delegado de Urbanismo, Agustín Muñoz, ha destacado las gestiones que se vienen realizando en relación a las fincas de las calles Liebre 13, Plaza del Mercado 1 o Santa María de Gracia 2, a cuyos propietarios ya se les solicitó, mediante órdenes de ejecución, a adoptar las medidas necesarias para frenar el deterioro de sus respectivos inmuebles y poder reabrir al tráfico las calles Liebre, Cabezas y un tramo de Cantos.

El delegado de Urbanismo ha destacado que desde que se produjeron desprendimientos en los citados inmuebles, en las últimas semanas se han venido manteniendo contactos con estos propietarios, “que han mostrado su buena disposición a buscar soluciones para eliminar la peligrosidad de los elementos estructurales que suponen un mayor riesgo para la seguridad”. En el caso de la finca de la plaza del Mercado 1, esquina con calle Cabezas -que permanece cortada al tráfico desde la semana pasada debido a los desprendimientos producidos en el muro de la fachada lateral-, los propietarios han trasladado a Agustín Muñoz, que “están buscando una empresa para que ejecute las obras que Urbanismo le requirió al día siguiente de que se produjese el corte de calle.

Estas obras solicitadas a través de una orden de ejecución consisten en “el retacado del muro con ladrillo tosco y el refuerzo de oquedades hasta devolver la estabilidad a la fachada de la finca”. Respecto a la finca de la calle Liebre, 13, el delegado de Urbanismo ha informado de que ayer mismo se mantuvo un encuentro entre representantes de la propiedad y técnicos de Urbanismo para analizar la situación de la finca y valorar posibles medidas, tras lo cual, se han comprometido a presentar una propuesta de intervención en los próximos días.

Recordar que la calle Liebre se cortó al tráfico a principios de diciembre a instancias del Ayuntamiento por motivos de seguridad, tras comprobarse en una inspección técnica que no se habían ejecutado las obras de reparación de elementos estructurales solicitadas por Urbanismo, y que se habían producido “nuevos derrumbes parciales” y existían “grietas importantes” que suponían un riesgo de nuevos desprendimientos hacia la vía pública. Tal y como ha señalado Agustín Muñoz, la propuesta de intervención que presente la empresa deberá de ir destinada a consolidar y garantizar la estabilidad del muro de fachada y de los forjados, garantizar la seguridad estructural, y en definitiva, deberá de incluir todas las obras necesarias que eviten cualquier riesgo de caída de elementos hacia la vía pública. También se han mantenido contactos recientes con la propiedad de la calle Santa María de Gracia 2, debido a que el mal estado de uno de sus muros hizo necesario el cierre del tramo de la calle Cantos comprendido entre Melgarejo y Vid.

Tras enviarle la correspondiente orden de ejecución, la propiedad está procediendo a ejecutar el nuevo cerramiento de la finca tras demoler el muro que presentaba problemas de estabilidad, cumpliendo así lo ordenado por Urbanismo.

Agustín Muñoz ha subrayado que el centro histórico es una prioridad para el Gobierno municipal, y en este sentido ha subrayado que siguen dando los pasos necesarios para solicitar un proyecto de regeneración integral del centro histórico que se presentará a la convocatoria de propuestas de Actuación de Desarrollo Urbano Sostenible 2014-2020 (ADUS), antes denominado Plan Urban.

La propiedad de la finca ubicada en Plaza del Mercado 1 ha iniciado en el día de hoy los trabajos de reparación del lienzo de fachada lateral que da a la calle Cabezas. Como ha explicado hoy el delegado de Urbanismo, Agustín Muñoz, estas obras fueron solicitadas por el Ayuntamiento, a través de una orden de ejecución, como consecuencia de los desprendimientos que se produjeron recientemente en la fachada lateral, a raíz de los cuales se ordenó el cierre de la calle Cabezas como medida preventiva por motivos de seguridad.  La ejecución de estos trabajos tiene como objeto devolver la estabilidad al muro de la fachada para poder asegurar las condiciones de seguridad, y la previsión de la propiedad es que estén concluidas este fin de semana para que la calle se pueda reabrir al tráfico rodado y de peatones.

Tal y como ha destacado Agustín Muñoz, desde Urbanismo se siguen los procedimientos habituales para frenar el deterioro de las fincas del centro histórico en mal estado, y concretamente, en el caso de las fincas que han sufrido desprendimientos recientes, se emitieron las órdenes de ejecución correspondientes y se mantuvieron contactos con los propietarios para que éstos adopten las medidas necesarias que eviten riesgos y garantice la seguridad.