La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz  ha admitido este lunes en Jerez que su Gobierno carece de la estabilidad necesaria para resolver “los problemas de la gente”.

La presidenta de Andalucía, Susana Díaz, ha asistido este lunes a la apertura de la remodelación y ampliación del Colegio Antonio Machado de Jerez.

Díaz ha abierto la puerta a un adelanto electoral al asegurar que, hoy por hoy, en Andalucía “no existe estabilidad“. La presidenta ha defendido que Andalucía necesita un Gobierno “sólido y fuerte” y que “no esté en cuestiones internas”. “Y esa responsabilidad es saber si se está en condiciones de dar estabilidad” al Ejecutivo regional, insistiendo en que si esta no se da, “tendrá que haber adelanto electoral”. La líder socialista ha asegurado que la reunión convocada para mañana martes con los secretarios generales del PSOE-A “forma parte del inicio del curso político”, negando que su objeto principal sea el de abordar un posible adelanto electoral. No obstante, ha admitido que en el transcurso de la reunión compartirá con sus compañeros la “necesidad” de dotar al Gobierno autonómico de una mayor “estabilidad” para “dar respuesta a los problemas de la gente”.

Es la primera vez que la presidenta autonómica reconoce reconoce en público que la relación con IU es muy delicada. Susana Díaz confirma que su voluntad es “agotar la legislatura, pero no a cualquier precio”. Los rumores de adelanto se han acrecentado en los últimos días, dado que si quiere convocar elecciones autonómicas antes de las municipales, tiene de plazo para hacerlo hasta el próximo 27 de enero.

Susana Díaz en colegio Antonio Machado JerezDíaz ha demostrado a las claras que el PSOE sigue muy dolido con el ultimátum de IU, su socio de Gobierno, de plantear un paquete legislativo de urgencia cuyo cumplimiento será evaluado en junio. De no haberse llevado a cabo, la coalición de izquierdas se ve capacitada para convocar un referéndum entre sus militantes que se pronuncie sobre la continuidad en el pacto de gobierno.

La presidenta de la Junta de Andalucía ha afirmado que compatibilizará embarazo y trabajo como hacen «miles de mujeres» y ha asegurado que su estado «no va a afectar al calendario electoral».

La presidenta ha considerado “distinta” la polémica surgida por el deseo del vicepresidente, Diego Valderas, de visitar los campos de refugiados del Sahara, algo a lo que ella misma se ha negado.

En este caso, Díaz ha dejado claro que la Administración autonómica “no va a regatear ni recortar un solo euro” en las iniciativas de cooperación con el pueblo saharaui, recordando que el Gobierno andaluz “siempre ha sido solidario” con los refugiados.

Eso no evita que se reconozca por otra parte que estamos “en un momento difícil” en el que resulta necesario otorgar mucha importancia a la seguridad de las personas.

Preguntada por la visita de Pablo Iglesias a Sevilla, Susana Díaz, ha acusado al secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, de haber ido a la comunidad autónoma a “insultar, mentir y difamar”, ha lamentado que Iglesias haya recurrido a la “política del rencor”, una “vieja política” que ya “no aporta nada”, admitiendo cierto desencanto en ese sentido.

En cualquier caso, ha subrayado que “tampoco esperaba mucho más” del líder de Podemos, porque “ya ha dicho que las soluciones que planteaba meses atrás no eran posibles” y que “no es igual un programa electoral para unas europeas que para unas generales”. La presidenta de la Junta se ha mostrado especialmente dolida por el hecho de que Iglesias le insultase no sólo a ella, sino también “a los trabajadores de Canal Sur”, a quienes “difamó”, ha dicho, al referirse a la desconvocatoria de una supuesta entrevista.

En la visita al colegio estuvo acompañada por la alcaldesa de Jerez y presidenta del PP local, María José García-Pelayo, y la delegada de educación y secretaria general del PP de Jerez, Lidia Menacho. así como también por diferentes cargos del PSOE y militantes.

García-Pelayo recibe a Susana Díaz en Jerez