Que el cielo te abrace

Ahora cierro los ojos y dirijo cada paso de mi vida con una premisa…¿qué hubieras hecho tú?

 Carta de Lorenzo Amor, presidente de ATA, a su padre 

No hay nada más complicado que escribir sobre ti. Las palabras que se le dedican a un padre nunca son suficientes, nunca se dicen lo suficientemente alto, ni se repiten tanto como debieran. A veces hasta llegan tarde.

Por suerte yo siempre te he tenido a mi lado. Has sido mi ejemplo y el motor de mi vida. Y mil son las ocasiones en las que hemos hablado, debatido, y hasta discutido, por lo que iba a marcar tu vida, y la mía.

Tu compromiso fue fuerte, tanto que nos lo inculcaste dentro de cada poro de nuestra piel. Los autónomos y la defensa de sus derechos fueron para ti más que una ambición, más que un objetivo, fueron eso, un compromiso vital, la herencia de dejar a tus conciudadanos, a tu familia. Tu padre fue agente comercial, oficio que aprendiste y que nos legaste. De pueblo en pueblo, de casa en casa. Sabías que había que hacer algo y no te quedaste ahí, lo pusiste en marcha. Un gran empeño de un gran hombre.Gracias Papá.

Gracias por ser, primero, mi padre. Porque ejerciste de mentor, de guía y de educador. Tus nietas también te dan las gracias por ser su abuelo. Mamá no se queda sola. Cuidaremos de ella. Aunque te echa de menos.

Gracias por ser, también, un luchador. Porque una vez te dijeron loco por crear ATA y ATA es ahora lo que tu soñaste. Tiene tu alma.

Gracias por defender con cada aliento, y hasta el último, tus ideales. Sin ti, los autónomos sólo seguirían siendo aquellos que se buscan la vida, no el motor de la economía.

Gracias por ser emprendedor. Y saber que sólo intentándolo se hacen realidad los sueños.

Gracias por comprometerte y comprometernos. Por saber que sólo uniendo fuerzas podíamos conseguir crecer de una asociación de comerciantes en Córdoba que querían mejorar las condiciones de sus negocios a lo que hoy es ATA, tu ATA. La organización que soñaste y por la que cada día trabajabas.

Nunca te impresionaron ni los nombres, ni las reuniones, daba igual las trabas que te pusieran. Estabas tan convencido, tan dispuesto a seguir adelante que arrancaste compromisos firmes de donde antes otros sólo pudieron obtener vagas promesas. Compromisos a nivel de tu compromiso.

Ahora cierro los ojos y dirijo cada paso de mi vida con una premisa…¿qué hubieras hecho tú?

Quisiera que el tiempo se hubiera detenido en aquel abrazo, en aquel instante. Justo antes de que te fueras. Hasta ese abrazo tengo que agradecerte porque me diste tú a mí, y no al revés, la fuerza que necesitaba.

Ahora sólo queda cumplir con el compromiso, sí compromiso, de luchar por tus ideales.

Que el cielo sea ahora quien te abrace.

LORENZO AMOR LÓPEZ, FUNDADOR Y PRESIDENTE DE HONOR DE ATA, FALLECIÓ EL MARTES 11 DE ABRIL DE 2017 A LA EDAD DE 81 AÑOS.