Concha Velasco protagoniza ‘Reina Juana’ en el Teatro Villamarta

La obra de Ernesto Caballero recrea la última confesión de la mujer que pasó a la historia como Juana la Loca

La actriz Concha Velasco protagoniza el monólogo ‘Reina Juana’ que podrá verse mañana jueves día 20 y el viernes día 21 en el Teatro Villamarta. La obra de Ernesto Caballero recrea la última confesión de la mujer que pasó a la historia como Juana la Loca y cuenta con la dirección escénica de Gerardo Vera.

En la madrugada del 11 al 12 de abril de 1555, la noche de su muerte, Juana I de Castilla, Juana la Loca, pide ver a su confesor, Francisco de Borja. Ante la mirada imaginaria del religioso, la reina española, encerrada desde 1509 en el castillo de Tordesillas, hace un viaje hacia atrás y hacia delante en sus recuerdos llevando al espectador a la deriva por un siglo de la historia de España. Éste es el punto de partida de ‘Reina Juana’, el monólogo de Ernesto Caballero que ha unido el talento del director Gerardo Vera con el de la actriz Concha Velasco.

En este gran ‘flashback’ la reina alza la voz con lucidez contra todos aquéllos que la llevaron al destierro convirtiéndola en una sombra: primero su marido Felipe el Hermoso; después su padre, Fernando el Católico, que la recluye en Tordesillas; y, finalmente, su hijo Carlos V, que la ignora. Todos ellos la hicieron pasar por enajenada para poder incapacitarla en sus funciones y dar rienda suelta a sus ambiciones.

“A mí Juana me fascina porque, sin pretenderlo, es un personaje totalmente contemporáneo. Está muy metida en la historia de España”,  sostiene Gerardo Vera.  “Lo bueno de ‘Reina Juana’ es que va a gustar a todos los sectores del público por igual”, añade el director de escena.

“He partido del texto de Ernesto y he investigado la historia de Juana leyendo cosas que me ha recomendado Gerardo”, asegura la actriz. “Es un papel difícil. Ahora tengo la misma edad de Juana cuando murió. Por eso cuando la interpreto sé de lo que hablo”, precisa.

Personalidad compleja

Apasionada y rebelde, de temperamento indómito y transgresor, Juana de Castilla ha sido retratada reiteradamente con el adjetivo de “loca”, dejando de lado la compleja personalidad de la hija de los Reyes Católicos. Ernesto Caballero, autor de la obra, ha decidido dar un paso más allá para mostrar y entender a una mujer obstinada en contravenir las pautas de comportamiento convencionales. “Mi propósito ha sido crear un personaje decidido a sobrevivir al infortunio haciéndose fuerte en el terreno de la imaginación”, asegura Caballero.

En opinión de Gerardo Vera, el texto hace justicia al personaje, puesto que “plantea todas las grandes preguntas de una época marcada por la intolerancia religiosa, la corrupción política y la ambición desmesurada de una monarquía absolutista cuyos ecos, por desgracia, aún resuenan en nuestros días”.

Asimismo, el director de escena reconoce la enorme aportación de Concha Velasco en este montaje. “Es ella con su talento, su humanidad, su complicidad con el mejor teatro, su inteligencia y su total entrega desde el primer día, la luz que ilumina las partes más oscuras y dolorosas de un personaje que parece hecho a su medida”, señala.