El Ayuntamiento de Jerez denunciará a la empresa Urbanos Amarillos por un delito de estafa procesal. El Gobierno explica que esta decisión se ha tomado al entender que la empresa está utilizando las querellas presentadas contra miembros del equipo de Gobierno y técnicos municipales, a sabiendas de que no se ha cometido ningún delito y con el único objetivo de presionar para obtener un beneficio en el proceso de resolución del contrato con la propia empresa.

Por tanto, y ante esta situación, el Ejecutivo considera que, ante las presiones de la empresa, se pondrá el asunto en manos de la justicia, con el fin de que éste se aclare. Como ya se informó esta mañana en un comunicado de prensa, el Gobierno insiste en manifestar su máxima tranquilidad ante la nueva querella presentada por Urbanos Amarillos, al considerar que “no tiene ningún fundamento” y que “es un paso más para mantener vivo el tema en los tribunales, además de ser un caso flagrante de deslealtad de la empresa en las negociaciones”.

El Ayuntamiento recuerda que en el proceso de liquidación se ha incluido la valoración de los autobuses adquiridos en la época del PSOE, “por tanto no se entienden las acusaciones vertidas en la querella”. Asimismo el Gobierno, tal y como informó esta mañana, recuerda que la resolución del contrato con Urbanos Amarillos y la asunción de la gestión directa del servicio cuenta con el dictamen favorable del Consejo Consultivo de Andalucía.

De esta manera, desde el Gobierno se entiende que “la forma con la que está actuando la empresa, obliga a denunciar esta situación, ya que la actitud que se ha mantenido y que se sigue manteniendo desde el Ayuntamiento en el proceso de liquidación es la vía del diálogo y negociación frente a la actitud que está demostrando la empresa presentando querellas que, como ya se puso en conocimiento de la justicia, no responden a la realidad del proceso”.