El ‘Retrato de Anciano’ del Museo Arqueológico es la primera pieza arqueológica ‘invitada’ del Museo de Bellas Artes de Bilbao

  • Esta escultura romana puede visitarse hasta el 12 de octubre, en este prestigioso centro cultural del País Vasco

La pieza ‘Retrato de Anciano’, de época romana, que se custodia en el Museo Arqueológico de Jerez, se exhibe ya en el Museo de Bellas Artes de Bilbao en una exposición que se enmarca en la convocatoria –número 50– del programa ‘La Obra Invitada’ que organiza este importante centro cultural vasco, hasta el 12 de octubre, con el patrocinio de la Fundación Banco Santander.

La apertura de la exposición ha suscitado el interés de los medios de comunciación de la zona, que informan a los potenciales visitantes del Museo de Bellas Artes de Bilbao acerca de los datos de la pieza jerezana, de sus características singulares y sobre su procedencia y las circunstancias que rodearon su hallazgo en el yacimiento de Mesas de Asta.

La presencia de esta pieza en un museo del prestigio del Museo de Bellas Artes de Bilbao, supone un reconocimiento al patrimonio histórico-arqueológico jerezano y una oportunidad única para dar a conocer los fondos del Museo Arqueológico de Jerez.

Fotografía presentación Retrato Anciano

Por este motivo, no es la primera vez que el Museo responde de forma afirmativa a la solicitud de cesión de piezas  que han realizado otras instituciones culturales importantes. Sin ir más lejos, el año pasado, facilitó el préstamo de una lápida con inscripción almohade de la Puerta del Real para la exposición ‘El Marruecos Medieval’, que se celebró en el Museo del Louvre de París.

La pieza que se muestra en estos días en el Museo de Bellas Artes de Bilbao es el retrato de un anciano en mármol de 36 centímetros de altura y de época romana, concretamente de inicio de la época de Augusto, que fue encontrada en el yacimiento de Mesas de Asta.

La pieza representa a un hombre anciano que mira a lo lejos y distiende los labios finos en una sonrisa. El tiempo ha dejado una profunda huella en su rostro, patas de gallo, arrugas y pliegues que tampoco faltan delante de las orejas y en el cuello. Pelo corto y escaso del que sólo se señalan las puntas, mientras que unas entradas profundas se abren sobre la frente. Mantiene la tradición del realismo republicano, si bien adscrita a una corriente artística culta, que vincula la obra al retrato romano urbano.

El Ayuntamiento de Jerez aprobó el préstamo de la pieza al Museo de Bellas Artes de Bilbao en Junta de Gobierno de 6 de febrero de 2015 y la pertinente Resolución de la Consejería de Educación, Cultura y Deporte de la Junta de Andalucía fue de 17 de febrero de 2015.