La alcaldesa, María José García-Pelayo, ha descubierto esta mañana la placa que dará nombre a la calle Padre Hortas Cáliz, en homenaje al popular sacerdote jerezano, y que está situada junto a la Catedral, en la confluencia entre la calle Manuel María González y Plaza de la Encarnación. En el acto ha participado la familia del sacerdote, representada por Francisco Hortas Rubio, y ha contado con la presencia de miembros del Gobierno municipal, el Canónigo Mayordomo de la Santa Iglesia Catedral, Manuel Lozano, el director del Seminario, Ignacio Gasteluz, así como representantes vecinales, entre los que se encontraba el presidente de Solidaridad, Sebastián Peña, y de organizaciones sociales del Distrito Centro.

La alcaldesa ha destacado los méritos “del Padre Hortas Cáliz, como sacerdote ejemplar y celoso, entregado de lleno a la vida espiritual, como hombre de vasta ilustración y cultura y como bibliófilo, verdaderamente apasionado por los libros; pero entre sus virtudes destacan con singular relieve, su desinterés, su modestia y su constante laboriosidad”. En el acto han intervenido en nombre de la familia, Angel Hortas Rodríguez-Pascual, así como el canónigo Mayordomo de la Catedral.

El Padre Hortas Cáliz nació en Jerez el 22 de febrero de 1865, de origen modesto y desde muy joven mostró gran vocación por la carrera eclesiástica, siendo nombrado el 25 de mayo de 1878 sacristán en la Parroquia de San Juan de los Caballeros, donde ofició su primera misa como sacerdote. Perteneció a la Adoración Nocturna, donde desempeñó los cargos de Secretario y Tesorero. El Padre Hortas Cáliz, falleció el 25 de junio de 1914, a los 49 años, en la Plaza de San Lucas número 4.

El cambio de nombre de la calle se ha llevado a cabo en respuesta a la petición de  Francisco Hortas Rubio, de manera que vuelve a denominarse calle Padre Hortas Cáliz, como lo hizo durante el periodo comprendido entre 1921 y 1979.