La delegada de Bienestar Social, Igualdad y Salud, Isabel Paredes,  ha asistido a la conferencia impartida por Juan Luis Sánchez Villanueva, doctor en Historia, y miembro del Centro de Estudio Histórico Jerezano, y especializado en Género e Historia, sobre ‘Mujeres en el callejero de Jerez’ que, organizada dentro del programa municipal de igualdad ‘Entre nosotras’, se ha celebrado en La Casa de las Mujeres. “Tan solo el 2,5% del callejero de Jerez está dedicado a nombres propios de mujeres, un total de 195 calles”, ha resumido el profesor.

En la presentación de la conferencia, la delegada ha elogiado la trayectoria académica del profesor jerezano, “es un referente de sabiduría y experiencia que, además de dar conocer a la sociedad todo lo que ha aprendido y dedicar su tiempo libre ahora que se ha jubilado a los demás, es un experto en género”, ha recalcado. Ante un público mayoritariamente femenino Isabel Paredes ha destacado la importancia del saber. “Cuanto más sabemos, más conocemos y más felices nos sentimos. Tener conocimiento aporta satisfacción a nivel personal y familiar. Apostar por la formación y la cultura es apostar por las oportunidades “, ha manifestado.

Juan Luis Sánchez Villanueva ha desarrollado una conferencia cargada de datos tan sorprendentes como desconocidos. Ha asegurado que la base de todos los libros sobre el callejero jerezano es la obra de Agustín Muñoz Gómez ‘Calles y Plazas de Jerez’ (1903). El profesor, no obstante, marcó su propia línea de investigación y pidió al Ayuntamiento los nombres de todas las calles de Jerez, y a partir de ahí comenzó a trabajar en estudio para distinguirlas primero por dedicación a personas, luego por género y a continuación por nombre propio. “En Jerez hay 2.994 calles de las que 968 están dedicadas a personas (32,33%). De estas calles dedicadas a personas 709 calles tienen nombre de hombres (23,68%) y 259 están dedicadas mujeres (8,65%). Hay tres veces más de calles dedicadas a hombres que a mujeres”.

Seguidamente, el estudio del profesor ahondado más en el detalle. “De las 259 calles dedicadas a mujeres, 195 calles tienen nombres propios de mujeres (2,5% del total de callejero de Jerez): 114 de religión cristiana, 28 nombres de mujeres de profesiones liberales, 17 calles de mujeres vinculadas al flamenco, 12 calles llevan nombre de pila, de 10 calles no he conseguido sabe quién es la mujer que da nombre, 9 corresponden a mujeres conocidas por su compromiso social y 5 a la mitología”. De las calles 195 calles con nombre propio de mujeres, 119 son de ámbito religioso (61%), el profesor incluye las 114 calles cristianas y las 5 mitológicas, y hay 76 calles con nombre propio de mujeres que no están dedicadas a la religión (39%). “En Jerez hay 68 calles dedicadas a la Virgen Maria, 38 a santas y 8 a religiosa. Algunas incluso se repiten porque se presentan como Nuestra Señora de y otras como Virgen de; incluso hay santas como Rufina y Rosa que tienen dos calles. Es curioso que las calles dedicadas  a Jesús son 9 y a la Virgen Maria 68”, ha indicado.

El profesor ha dedicado un capítulo especial a las calles que llevan nombre de mujer, pero no propio, porque es el nombre que se daba a las hijas de un caballero. “La calle Lealas eran las hijas de un hombre con apellido Leal, y lo mismo ocurre con Berrocales, hay mucho ejemplos en Jerez”. Respecto a los nombre propios “unos son muy conocidos y otros no tanto”, ha explicado. De las mujeres vinculadas al flamenco hay una calle dedicada a Rita la Cantaora, que ha dado origen a un dicho, u otra a la Sordita, más conocidas son las calles de Lola Flores o la Paquera. Dentro de las profesiones liberales, Juan Luis Sánchez Villanueva ha destacado la figura dentro de la política liberal del siglo XIX a dos mujeres: Frasquita Larrea y Margarita López de Morla. También resulta sorprendente que Jerez tenga una calle dedicada a la única mujer que fue ministra en la II República por la CNT, Federica Montseny. Singular también, dentro del apartado de calles de mujeres comprometidas, la figura de Juana de Dios Lacoste, “que tuvo 22 hijos y fundó lo que hoy conocemos como El Comedor del Salvador”, ha apostillado.