Raúl Ramírez quiere que el Ayuntamiento ejerza un mayor control sobre las zonas de esparcimiento para los más pequeños, traslada la petición de Torresblancas, que solicitó mobiliario de juegos infantiles hace dos años y sigue sin respuesta municipal

Foro Ciudadano de Jerez ha propuesto la puesta en marcha de un protocolo para la revisión y el mantenimiento permanente de las zonas de juego infantiles de la ciudad, al tiempo que ha exigido, por boca de su candidato a la Alcaldía, Raúl Ramírez, que se obligue a la concesionaria a garantizar la seguridad de los 75 parques existentes en la ciudad. “El Ayuntamiento tiene que ejercer mucho más control sobre las zonas de esparcimiento de nuestros pequeños, ya que muchas de ellas están en pésimo estado o directamente son peligrosas”, ha explicado.

Al margen de la necesidad de mejorar la seguridad y el mantenimiento de estas zonas recreativas infantiles, Raúl Ramírez ha demandado seguir trabajando para potenciar la instalación de estos parques en barrios y barriadas que carecen de los mismos. Éste es el caso de la barriada Torresblancas, donde en una visita reciente los representantes vecinales trasladaron a Foro Ciudadano que hace dos años solicitaron mobiliario de juegos infantiles al Ayuntamiento y “éste sigue sin darles respuesta alguna”.

Volviendo a los parques infantiles, Raúl Ramírez ha expresado su enorme preocupación porque estas zonas de convivencia de  menores y padres se encuentren en posible mal estado de uso. Y aquí ha dicho que “en nuestras constantes visitas a las barriadas comprobamos como faltan columpios, hay toboganes u otros elementos en mal estado de conservación, los suelos de caucho obligatorios están reventados o directamente ni existen, hay maderas rotas y materiales oxidados… Una serie de desperfectos que no se entiende que se produzcan cuando hay un pliego y una adjudicataria que debe velar por dicho mantenimiento”. “¿A qué se dedica entonces ese dinero público?”, ha cuestionado Ramírez, quien del mismo modo ha hecho un llamamiento al “buen uso cívico y a denunciar y perseguir los actos vandálicos que se produzcan en torno a este mobiliario urbano o a otros elementos”. “Hay que exigir al Ayuntamiento que conserve estas zonas de esparcimiento pero por supuesto también los ciudadanos tenemos el deber de su adecuada conservación”, ha ultimado.