10 curiosidades históricas sobre la Virgen de la Merced

Debido a la antigüedad de las fuentes, la mayoría de los datos hunden su raíces en tradiciones casi míticas

Coincidiendo con que este domingo 24 se celebra la patrona de la ciudad, os traemos 10 curiosidades históricas sobre la Virgen de la Merced.

A la hora de aproximarnos a estas cuestiones hay que tener en cuenta que buena parte de las fechas y hechos que se atribuyen a la patrona, son difíciles de confirmar. Debido a la antigüedad de las fuentes y la poetización de ciertos acontecimientos, la mayoría de estos datos hunden su raíces en tradiciones, casi míticas. Pero como suele ocurrir, en todo mito, subyace una verdad que lo inspiró.

1Existen dos teorías acerca del origen de la talla de la Virgen de la Merced. La primera se remonta a la conquista castellana de la ciudad. Tras la ocupación, se decidió edificar un monasterio consagrado a la Orden de la Merced. Según sostienen ciertas tradiciones, cuando se preparaba el solar sobre el que se edificaría el monasterio, se encontró un horno antiguo, en cuyo interior, apareció la imagen de una virgen. Se pensó que la imagen llevaba allí desde antes de la ocupación musulmana y se interpretó el hecho como una señal de la providencia. Lo cual propició que la virgen fuese tomada desde entonces como patrona de la ciudad.

La otra teoría se encuentra ligada a la conquista de Algeciras en 1369 por los Benimerines, un pueblo procedente del norte de África. En el transcurso de estos hechos, un soldado cristiano huyó de la ciudad con la talla de la Virgen de la Palma, para intentar ponerla a salvo. Sus pasos le acabaron llevando hasta Jerez, donde decidió dejar la imagen en el monasterio de la Merced. El soldado prometió que algún día volvería por la talla y la imagen se colocó de forma provisional en la sacristía del convento. Con el tiempo, los monjes comenzaron a afirmar que por las noches, la imagen de la virgen emitía una serie de destellos. Este fenómeno fue entendido como un milagro y los monjes comenzaron a pensar que la imagen había llegado al monasterio gracias a la providencia. Por ello y dado que el soldado nunca regresó, la imagen pasó a ser considerada como la Virgen de la Merced y propició la construcción del actual templo.

Ambos relatos tienen mucho de leyenda y resulta difícil saber qué ocurrió realmente. Pero debido a la reiteración de las fuentes, lo más probable es que la talla viniera de Algeciras y que debido al ataque de los Benimerines acabase de alguna forma en Jerez. Para pasar a ser considerada posteriormente como la Virgen de la Merced.

2La llegada de la Orden de la Merced a Jerez tras la conquista castellana no fue casual. La principal función de esta congregación era la de lograr el rescate de los cautivos cristianos que eran capturados en el transcurso de la guerra contra los musulmanes. Por ello, la presencia y actividad de esta orden fue muy intensa en una zona de frontera como Jerez en los años posteriores a la ocupación castellana. Ganando un gran fervor entre la población, lo cual sentó las bases para la futura patrona de la ciudad.

3A comienzos del siglo XV, la labor de la orden de la Merced le había granjeado una considerable devoción entre los habitantes de Jerez. Prueba de ellos, fue que en 1410 se produjeron las primeras donaciones por parte del consistorio municipal. Con el fin de que la orden continuase con su labor. En estas mismas fechas, la frontera se aleja de Jerez y los caballeros de la ciudad participan activamente en la campaña. En sus incursiones, portaban imágenes de determinados santos, entre ellas de la Virgen de la Merced.

4A pesar de que parece haber cierta laguna documental en el siglo XVI, hay fuentes que apuntan a que la devoción popular por la Virgen de Merced se mantuvo. Prueba de ello, es que pese a no estar permitido mover la imagen de su emplazamiento, se tiene constancia que durante este siglo es sacada en procesión en varias ocasiones. Los motivos de estas procesiones tenían que ver con hechos nefastos para la ciudad, como falta de lluvia, hambrunas o epidemias. Imperando la creencia de que gracias a las procesiones, la virgen intercedería para poner fin a las penurias. Además también salió en procesión en ocasiones significativas como la enfermedad o el fallecimiento del monarca. Como ocurrió con la muerte de Isabel la Católica.

5En relación a las procesiones del siglo XVI, la Merced comenzó a consagrarse entre la población como una virgen milagrosa. Así pues existe constancia de diversos milagros que tuvieron lugar en el transcurso de diferentes procesiones. Entre ellos destacar la curación de una epidemia de peste en 1569, la sanación de inválidos o una muy particular producida en 1589. En esta ocasión, se sacó a la virgen en procesión por la escasez de lluvias y se realizó una estación de nueve días en la catedral. Curiosamente, al tercer día de estar allí la Merced, llovió en la ciudad.

6A pesar de lo que plantean ciertas leyendas antes mencionadas, la designación de la Merced como patrona de la ciudad fue posterior a aparición de la talla. Se trató de un proceso lento y complejo, en el que jugó un papel importante la devoción popular. El patronato de la Merced se estableció en 1600. En esta fecha se atribuyó de nuevo a la virgen el milagro de poner fin a una sequía, tras una procesión. Como agradecimiento, el consistorio municipal la declaró patrona de la ciudad.

 

7Al poco de instituirse la fiesta de la patrona estuvo a punto de desaparecer. La causa fue por dinero. El consejo municipal estaba fuertemente grabado con una serie de cargas fiscales. A comienzos del siglo XVII, existía una crisis económica que imponía fuertes restricciones. La hacienda local se veía incapaz de mantener tantísimas manifestaciones religiosas, por lo que se decidió reducir las partidas a los diferentes santos locales. En un intento de ahorrar, se sometió a votación que festividades religiosas se mantendrían y la Merced fue una de las que se optó por conservar.

8En el siglo XVII, existieron en la ciudad defensores de que otras imágenes, fueran la patrona de Jerez. Los partidarios de cada virgen se agrupaban en casas patronales y como ocurrió en algunos municipios próximos a Jerez, los conflictos entre ellos podían a llegar a desembocar en disturbios públicos. Con el fin de atenuar esta realidad, el consistorio municipal optó por una política de compensación y equidad. De esta forma, cada vez que la Merced salía en procesión, se buscaba algún argumento que permitiese salir a las calles a las otras candidatas. Logrando así cierto equilibrio entre los partidarios de una y otra patrona. De entre las alternativas defendidas por la población estaban la Concepción de San Francisco, Nuestra señora del Socorro de San Agustín o la del Buen Suceso de la Trinidad.

9En la Edad Moderna, existía la costumbre de colocar retablos pictóricos o imágenes perecederas, de determinados santos en distintos puntos de la ciudad para conmemorar ciertas dispensas o milagros. En el caso de la Merced, hubo imágenes sobre la puerta del tinte, en memoria de la desaparición de la epidemia que obligó a montar dicha puerta, otra en la sala capitular, otra en el gabinete de guerra y otras dos en las entradas de la ciudad conocidas como el Arco de la Merced y el Agujero de la Porvera. En este último, aún hoy permanece un azulejo de la virgen.

10Para terminar, decir que la imagen actual se compone de dos partes. Una talla en madera de la primera mitad del siglo XIV, de la cual actualmente sólo se contempla el rostro. Y un recubrimiento de plata posterior.

De Lastra y Terry, Juan, “La Merced, patrona de Jerez de la Frontera”. Publicaciones del Monasterio de Poyo, Madrid, 1973.