yver bensonEsta historia canadiense es toda una historia de entrega a la vida, en concreto en la familia Benson, de Toronto, y es que el pequeño Yver va abriéndose paso en este mundo después de nacer cuando su madre estaba en coma.

Lo más triste de esta noticia es que al día siguiente de dar a luz los médicos desconectaron a la mujer.

Una emotiva historia que conocemos gracias a Dylan, el padre de la criatura, que desde su blog ha ido contando cómo ha ido y cómo va evolucionando la situación. Después de perder a su esposa y del difícil alumbramiento de Yver, el bebé está mejorando día tras día, y ganando algo de peso. Yver pesa ya casi un kilo y medio y bebe un total de 26 mililitros de leche cada tres horas.