Isabel Paredes asiste esta tarde al acto ‘Por un millón de pasos’ que, dentro del Proyecto de Intervención Comunitaria Intercultural (ICI), se celebrará a partir de las 18.30 horas, en la plaza San Rafael con la participación de asociaciones, colectivos, grupos de vecinos de la Zona Sur de Jerez. La delegada ha subrayado la importancia de este proyecto comunitario que está impulsado por la Fundación La Caixa y el Ayuntamiento, y que desarrolla CEAIN. 

El Ayuntamiento de Jerez, tras el análisis y diagnóstico del Plan Estratégico de Servicios Sociales, Igualdades Oportunidades e Inclusión, ha marcado una nueva orientación en este proyecto de intervención social. “Se trata de un nuevo  modelo en el que se recoge una programación completa de actividades e iniciativas que serán desarrolladas con los recursos técnicos y comunitarios del Ayuntamiento, en colaboración con otras instituciones y el tejido asociativo”, ha explicado la delegada. “Se están produciendo cambios y transformaciones importantes que requieren nuevos modelos intervención con la colaboración de todos los servicios comunitarios. El Ayuntamiento, como administración pública, lidera este proceso con una actuación transversal y complementaria de las distintas delegaciones municipales”, ha manifestado.

En este sentido Isabel Paredes ha señalado que en las últimas intervenciones del proyecto ICI, se ha optado por impulsar la atención a la infancia y la familia con medidas socio-sanitarias y socio-educativas. “Estamos ante un proyecto comunitario en el que abogamos por un modelo que dé respuestas a las necesidades, a los fenómenos sociales emergentes; en lo que vamos a centrar la intervención”, ha dicho. 

Para dar respuesta a estas nuevas necesidades emergentes, “desde este proceso comunitario se están definiendo actuaciones concretas en torno a tres ejes de trabajo”, ha señalado la delegada. El primer eje persigue optimizar la coordinación para la prevención y reducción de los problemas socio-educativos, proponiendo alternativas del ocio y tiempo libre, y hábitos saludables con un aumento de la participación de las familias y de actuaciones dirigidas a la juventud.

Un segundo eje de trabajo del proyecto comunitario se centra en el desarrollo de sinergias que permitan aumentar la dinamización de la Zona Sur y el fortalecimiento de la participación, y, “en definitiva mejorar la convivencia a través del fomento de una cultura participativa”, ha recordado la delegada.

El tercer eje de este proceso está orientado a dar respuestas integrales a las familias mejorando la coordinación institucional, y haciéndola más eficaz. “Se trata en última instancia de orientar la acción social a la promoción y el crecimiento de las personas, favoreciendo su autonomía y el desarrollo de sus habilidades. Las intervenciones sociales tienen como población destinataria, de forma prioritaria, las familias y especialmente las que se encuentran en una situación de especial de vulnerabilidad social”, ha explicado.