El futbolista azulino está “muy contento” después de jugar el pasado domingo, pues cuando se lesionó pensó que “ya se había acabado la temporada”

Enrique Olmo fue uno de los protagonistas del partido del pasado domingo en Jédula. El futbolista azulino no marcó pero dejó una noticia casi tan buena como el resultado final, pues Olmo regresaba a los terrenos de juego antes de tiempo y lo hacía “con muy buenas sensaciones. Volver a jugar después de casi dos meses parados es lo que más ganas tenía. En un principio, cuando me lesiono, yo me pongo en lo peor e incluso pienso que esta temporada ya no iba a volver a jugar, pero luego me he encontrado con la sorpresa de que en poco menos de dos meses vuelvo a participar”.

Enrique saltó al campo al filo del minuto 70 y se sintió bastante cómodo pese a la inactividad: “Me encontré muy bien porque la rodilla me respondió fenomenal. Ahora toca ponerme a tono físicamente, pero lo que es la rodilla y la lesión es ya agua pasada. Ahora toca ir sumando minutos ya que los partidos de los domingos es lo que te va dando ritmo. La tensión de la competición lo que te da la chispa que te hace falta”.