Irene García Macías es la primera mujer en alcanzar la Presidencia de la Diputación Provincial de Cádiz. En la sesión constitutiva, que ha abierto el mandato 2015-2019, la candidata del PSOE recibió 17 votos favorables por lo que fue investida presidenta por mayoría absoluta gracias al partido Andalucista.

Los representantes jerezanos son Lidia Menacho y Javier Durá por el PP, Isabel Armario por el PSOE, y Ángeles González por Ganemos.

La nueva Corporación Provincial queda constituida con 31 miembros pertenecientes a las siguientes formaciones:

    • PSOE: Irene García Macías (concejala de Sanlúcar); Juan Carlos Ruiz-Boix (alcalde de San Roque); José María Román Guerrero (alcalde de Chiclana); Isabel María Moreno Fernández (alcaldesa de El Gastor); Elena Amaya León (concejala de Puerto Real); Francisco González Pérez (concejal de Cádiz); Encarnación Niño Rico (concejala de Rota); Ana Belén Carrera Armario (concejala de Arcos); Salvador Puerto Aguilar (concejal de Los Barrios); Isabel Moya Bermúdez (concejala de San José del Valle); Isabel Armario Correa (concejala de Jerez); María Dolores Varo Malia (concejala de Barbate); Jaime Armario Limón (concejal de San Fernando); Jesús Solís Trujillo (concejal de Jimena. San Martín del Tesorillo); Javier Pizarro Ruiz (alcalde de Alcalá de los Gazules).
    • PP: José Loaiza García (concejal de San Fernando); Mercedes Colombo Roquette (concejala de Cádiz); Inmaculada Olivero Corral (concejala de Tarifa); Diego González de la Torre (concejal de Algeciras); Carlos Mescua Vellido (concejal de San Roque); Pilar Pintor Alonso (concejala de Algeciras); Germán Beardo Caro (concejal de El Puerto); Javier Durá de Pinedo (concejal de Jerez); Silvia Muñoz Moreno (concejala de El Gastor); Lidia Menacho Romero (concejala de Jerez); Davinia Valdés del Moral (concejala de Chipiona); Ernesto Marín Andrade (concejal de Chiclana).
    • IU: Antonio Alba Ramírez (concejal de Conil)
    • PA: Maribel Peinado Pérez (concejala de Puerto Real)
    • Ganemos Jerez: Ángeles González Eslava (concejala de Jerez)
    • Por Cádiz Sí Se Puede: José María González Santos (alcalde de Cádiz)

 Igualdad.

 “Hace 36 años, cuando se constituyó la primera Corporación provincial en 1979, ninguna mujer ocupaba un escaño de diputada. Hoy somos 16, y es una mujer la que preside esta corporación”. Con la referencia a esta novedad, iniciaba Irene García su primera intervención como presidenta de la Diputación de Cádiz, destacando que dicha evolución social debe servir de estímulo para “eliminar cualquier atisbo de desigualdad (…) Os pido que trabajemos para que esta provincia no desprecie el talento, el trabajo y la inteligencia de la mitad de su población”.

Empleo.

Tras el preámbulo Irene García situó uno de los objetivos esenciales del mandato corporativo: la lucha contra el desempleo, que en la provincia de Cádiz afecta a 245.700 personas según los índices de la Encuesta de Población Activa. El dato equivale al 42% de la población activa y supone 62.000 desempleados más que hace cuatro años, según ha referido la presidenta de Diputación. En dicho contexto, anunció que una de las primeras medidas del nuevo Ejecutivo provincial será la adopción de un Plan de Empleo “de la mano de los pequeños ayuntamientos”.

 Nuevas relaciones con Ayuntamientos y sociedad.-

Irene García apeló a la necesaria concertación de esfuerzos con los Ayuntamientos –sobre todo los de municipios de menos de 20.000 habitantes- y a un nuevo marco de relaciones con la sociedad desde los principios de la cercanía y la transparencia. Su discurso incluyó la concreción de una agenda de trabajo: de hecho, la presidenta de Diputación ha anunciado la convocatoria de un nuevo órgano, el Consejo de Alcaldías, con representación de todos los municipios de menos de 20.000 habitantes. El nuevo foro se reunirá el próximo viernes 3 de julio.

La cercanía con la sociedad se ejercerá desde el propio Pleno que volverá a celebrar sesiones “en las diferentes comarcas de la provincia”. Irene García también ha anunciado “la necesidad de reactivar el Consejo para el Desarrollo Económico y Social de la Provincia de Cádiz” en el que confluyen instituciones públicas junto a agentes económicos y sociales al objeto de “canalizar primero y amplificar después nuestra legítimas aspiraciones”.

El nuevo periodo estará determinado por “dos exigencias irrenunciables: la austeridad y la transparencia”. Una austeridad entendida como preferencia de políticas esenciales y sin que sirva de coartada para recortes de derechos o pérdida de calidad en los servicios. Y una transparencia que propicie “una Diputación sin secretos, sin opacidad y sin cajones en los que esconder aquello que no se sepa. El acceso a unas cuentas claras y a una gestión sin zonas de sombra debe ser comprendido como un derecho de ciudadanía”.

 Sectores productivos.-

La Diputación de Cádiz tendrá un papel decisivo –como punto de información y asesoramiento- en la nueva Iniciativa Territorial Integrada (ITI), en la que confluyen fondos europeos así como recursos de la Administración General del Estado y de la Junta de Andalucía. Esa intervención ha sido valorada por Irene García, quien estima que “esta provincia abre unos años claves para su desarrollo”. Un porvenir que debe ligarse a conceptos como la “innovación, sostenibilidad, eficiencia, internacionalización y diversificación”.

Irene García considera que el desarrollo económico de la provincia de Cádiz debe pivotar sobre los sectores productivos tradicionales –agricultura y pesca, petroquímica, construcción naval o aeronáutica- unidos a las oportunidades de la sociedad del conocimiento, la logística, la energía más la investigación, desarrollo e innovación. Y concretó, como objetivo específico, la consecución de las denominaciones de calidad para los quesos de la Sierra de Cádiz, el retinto de La Janda y la Piel de Ubrique.

La presidenta de Diputación defendió la alianza público-privada como método para dinamizar la economía, “el impulso a los pequeños emprendedores” y la incorporación a líneas estratégicas como la denominada Economía Azul.

El turismo, y la diversidad de bazas que conjuga el territorio provincial, fue otro de los vectores económicos destacados en el discurso que requiere “el esfuerzo conjunto, la cooperación y lealtad de agentes sociales e instituciones públicas”.

investidura 1

 Intensificar programas propios.-

“Vamos a transformar el Servicio de Asistencia a Municipios”, de manera que “cada uno de los alcaldes y alcaldesas sienta la cercanía de la Diputación” en atención a los municipios como “locomotora de la provincia”, ha destacado Irene García al referirse al “reforzamiento de la actuación cotidiana de la propia Diputación”. En esa tesitura también mencionó el fortalecimiento de los planes provinciales, de las actuaciones para la conservación del patrimonio provincial y la dedicación a la red de carreteras.

Universidad.-

“Trabajaremos para aumentar la presencia de facultades y de nuevos universitarios en la capital de Cádiz como elemento de dinamización de la economía y el conocimiento”, en coordinación con la Universidad de Cádiz y la Junta de Andalucía.

En el encuentro posterior con los medios de comunicación la presidenta de Diputación matizó que inmuebles en desuso pueden ser recuperados como escenarios para esa revitalización de Cádiz como ciudad universitaria.

 Infraestructuras y Gibraltar.

Irene García se compromete a “una mayor implicación de todos para conseguir acabar con las infraestructuras que vertebren esta provincia”. Y citó exponentes concretos como la mejora de las infraestructuras de los Puertos de Cádiz y Algeciras con las conexiones ferroviarias del Corredor Mediterráneo y de La Cabezuela, la nueva Terminal de Contenedores del Puerto de Cádiz o el desarrollo de nuevos suelos productivos como Las Aletas.

La presidenta de Diputación también defendió los beneficios de la vecindad con Gibraltar, considerando los réditos culturales y laborales de esta relación y desechando la confrontación.

  Una Diputación útil.-

 En su intervención, Irene García descarta la imagen de una Diputación “reducida a foto estéril de confrontación política”, caja de resonancia de discusiones originadas en otros parlamentos. A su juicio debe prevalecer “el interés de la provincia, que es una militancia que todos deberíamos compartir siempre”.

 Para que la Diputación sea útil y efectiva, Irene García también defendió la cooperación entre instituciones. Al respecto se dirigió al vicepresidente de la Junta de Andalucía, Manuel Jiménez Barrios, en demanda de colaboración para aplicar los proyectos que necesita la provincia de Cádiz.

 Irene García –en su posterior atención a los medios- avanzó que una de las primeras tareas será la concreción del presupuesto del año 2016, de manera que las expectativas políticas tengan un reflejo económico.

 Además de Jiménez Barrios, asistieron a la investidura de la primera presidenta de la Diputación de Cádiz, el presidente del Parlamento de Andalucía, Juan Pablo Durán; alcaldes y alcaldesas; los miembros de la Corporación saliente; diputados nacionales; autoridades civiles, militares y religiosas.