El Ayuntamiento ha finalizado la primera fase de las obras de remodelación del cementerio, que se iniciaron el pasado mes de junio. Esta actuación se enmarca en el convenio firmado con el Ministerio de Agricultura y han sido ejecutadas por la empresa Tragsa en coordinación con el área de Infraestructuras.

La primera fase de las obras ha consistido en la construcción de 420 nichos de sepultura divididos en dos bloques de 210 nichos cada uno  y ha contado con un presupuesto aproximado de 200.000 euros. Además de la construcción de los bloques de nichos, el proyecto contempla la demolición de los dos bloques que serán sustituidos por los de nueva construcción,  y que se ejecutará en una siguiente fase, una vez culminadas las gestiones que se están realizando con las familias para el traslado de los restos.

La concejal responsable del área de Infraestructuras, María José Rúa, destaca la importancia de estas obras acometidas en el cementerio. “Se trata de una instalación que es visitada a diario por numerosas personas por lo que desde el Ayuntamiento intentamos que siempre esté en buen estado de conservación y mantenimiento”. “Además de la construcción de estos nichos, desde el área de Infraestructuras realizamos trabajo periódicamente tanto en las cornisas de los bloques, como de repaso de pintura general”.

María José Rúa señala igualmente que “la construcción de estos bloques de nichos es la primera fase de una remodelación que consistirá también en la demolición de dos bloques que serán sustituidos por los de nueva construcción. En ese sentido, estamos hablando ya con las familias para proceder al traslado de los restos”.

Además de estas obras, Tragsa ha realizado en el cementerio el reasfaltado de los accesos a las instalaciones. Por parte de Infraestructuras se ha llevado a cabo el repintado interior de las instalaciones y el mantenimiento diario de las mismas. Igualmente, a cargo del Plan Profea, que gestiona la Diputación Provincial de Cádiz, se ha procedido a la pintura exterior de la fachada así como de las rejas de la entrada y el repaso de las cornisas deterioradas de varios bloques.

Esta primera fase de remodelación del cementerio es una de las tres actuaciones recogidas en el convenio suscrito con el Ministerio de Agricultura con un importe global de 5,3 millones de euros.