Le han colocado neones nuevos y han aligerado la estructura del rótulo mediante el uso de perfiles laminados tubulares huecos unidos mediante soldadura. Todavía no se conoce la fecha exacta en la que el luminoso volverá a verse en el centro de la capital.

El anuncio luminoso de Tío Pepe que coronó el edificio de la Puerta del Sol 1 hasta abril de 2011 ya está restaurado y todo está listo para que regrese a la céntrica y emblemática plaza madrileña, aunque en la cubierta de otro inmueble a 130 metros del lugar donde estuvo emplazado casi 80 años.

La empresa propietaria del cartel, la bodega jerezana González Byass, ha convocado a los medios de comunicación a la presentación del rótulo ya restaurado. El célebre luminoso ha sido sometido desde noviembre del año pasado a una profunda remodelación antes de estrenar su nueva ubicación en la cubierta del número 11 de la Puerta del Sol.

Operarios de la empresa Spoluz, en Alcalá de Henares, han lijado y repintado las placas que componen la famosa botella de fino con sombrero, chaquetilla y guitarra, y las 45 letras que forman las palabras Tío Pepe, sol de Andalucía embotellado y González Byass. Además, le han colocado neones nuevos y han aligerado la estructura del rótulo mediante el uso de perfiles laminados tubulares huecos unidos mediante soldadura.

Todo la estructura se colocará, en una fecha aún por determinar, sobre unos refuerzos que abrazarán, sin alterarla, la estructura original del edificio de Puerta del Sol 11. El Ayuntamiento de Madrid ya ha dado a la empresa jerezana todos los permisos necesarios, según han confirmado fuentes municipales, y solo falta que se ejecute el traslado, en una fecha aún por determinar.

González Byass mantiene la incógnita sobre la fecha y solo ha asegurado que, tras esta minuciosa tarea de restauración, el anuncio “volverá rejuvenecido” a la céntrica plaza madrileña, “adaptado” a las particularidades de su nueva localización. El anuncio fue retirado el 18 de abril de 2011 y trasladado a un almacén, desmontado en piezas, antes de su restauración.

En principio se informó de que su desmontaje pretendía facilitar las obras de rehabilitación del edificio en el que se encontraba, que iba a convertirse de nuevo en hotel, pero luego, cuando se confirmó que allí se instalaría la tienda de Apple más grande de España, se confirmó que no regresaría. Después de una movilización popular en su favor que llegó a recoger más de 50.000 apoyos en Internet, los propietarios de Puerta del Sol 11 acordaron finalmente con la empresa jerezana que este rótulo emblemático de la capital de España regresaría a la plaza donde estuvo ocho casi décadas.