“Algún reconocido crítico me ha comentado que este libro suena a una segunda parte del ‘Platero’ de Juan Ramón Jiménez”

La Real Academia de San Dionisio acoge la presentación del libro ‘Juan Ramón y yo. Memorias y ensoñaciones del burrito Platero’, obra ganadora del VII Certamen de Relatos Francisco Montero Galvache y de la que es autor el Académico de la Real Academia de San Romualdo de San Fernando Antonio R. Bocanegra Padilla.

La Real Academia de San Dionisio de Ciencias, Artes y Letras acogió este pasado martes noche la presentación del libro ‘Juan Ramón y yo. Memorias y ensoñaciones del burrito Platero’, obra ganadora del VII Certamen de Relatos Francisco Montero Galvache y de la que es autor el Académico de la Real Academia de San Romualdo de Ciencias, Letras y Artes de San Fernando Antonio R. Bocanegra Padilla. De nuevo la mejor literatura en prosa poética se hizo presente en la sede de la docta casa jerezana. Presidieron el acto el presidente de la Academia de San Dionisio Joaquín Ortiz Tardío, el presidente de Honor Francisco Fernández García-Figueras y los vicepresidentes de Ciencias Jaime Bachiller Martínez y de Letras Antonio Murciano González. Los delegados municipales Antonio Real y Francisco Cáliz representaron al Ayuntamiento de la ciudad. Fue precisamente Murciano el encargado de realizar la presentación del autor de la obra.

Comentó Antonio Murciano que “el catedrático, quise decir profesor, escritor y poeta Antonio Bocanegra, el malagueño-gaditano enamorado de Huelva y su Moguer, ha creado un nuevo relato, una nueva ficción literaria sobre aquel -ya universal e inmortal- dúo moguereño, de ‘un hombre y un borriquillo’, pleno de evocaciones y ternuras. Subtitulado ‘Memorias y ensoñaciones del burrito Platero’, magistralmente prologado por José María Rubio, destacado miembro del jurado que premiara esta obra, su autor da voz y personalidad propia, dentro de la mejor tradición del apólogo o la fábula, al compañero de aventuras, vivencias y experiencias narradas por nuestro Juan Ramón en su ‘Platero y yo’, esa gran elegía andaluza”.

En forma epistolar y “desde un supuesto limbo o paraíso animal, el burrito inefable da cumplida réplica a todo lo que el poeta escribió de él y de su entorno lírico, aquel Moguer, lar de los versos bellos, en el que ambos vivieron. Exalta, admira y no escatima elogios en su inicial creador, en la medida en que éste hizo con él, pero también es crítico, con la mayor delicadeza, respeto y afecto, al tiempo que aporta su propia opinión, en torno a algunas de las actitudes, comportamientos, juicios y hechos del gran poeta que lo encumbró al Olimpo de la fama y la inmortalidad”, exaltó Murciano en su presentación.

Antonio Bocanegra puso de manifiesto su elaboración de un texto en prosa poética donde Moguer aparece en todo momento como trasfondo escenificado de esta lectura que “predispone el ánimo para el disfrute de la narrativa lírica”. La obra que se presentó en la Real Academia de San Dionisio responde, al decir de su mismo autor, “a una variación sobre un tema ya escrito, ya publicado”. José María Rubio Rubio, prologuista del libro, define al académico Antonio Bocanegra como “un poeta por la gracia de Dios, un labrador de versos”. Confesó Bocanegra que “algún crítico me ha dicho que este libro suena a una segunda parte de Platero pero a mí me parece excesiva dicha consideración aunque ciertamente me gusta escuchar estas alabanzas”.