En la última jornada del Salón Internacional de los Vinos Nobles, la asistencia está siendo muy buena, y las  actividades programadas han tenido una gran acogida.

La llamada “cata de los mil años” ha sido la actividad que más expectación ha levantado esta mañana en Vinoble. Comentada por Ignacio Lozano e Iván Llanza, de Osborne, los asistentes han tenido la ocasión de probar los vinos de esa bodega de soleras antiquísimas (1790, 1792, 1830, 1864 y 1903). Vinos de calidad superior y de limitada producción.

En la sesión matinal hemos tenido la oportunidad de saber más sobre la elaboración de vinos de Georgia y Sudáfrica, difíciles de encontrar en España.

La alcaldesa de Jerez, María José García-Pelayo, ha asistido a la cata comentada de vinos fortificados sudafricanos. Ha tenido la ocasión de escuchar a Tim James, el gran especialista de los vinos de ese país, que asegura que tiene una tradición de más de 350 años en la elaboración de fortificados.

Una Master of Wine, Lisa Granik, ha comentado una cata de vinos de Georgia. Ha asegurado que el país es el segundo mayor productor de botellas de vino de todo el mundo, con 1,5 millones cada año.

En el Molino del Alcázar de Jerez varios miembros del Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria han comentado esta mañana una cata de Malvasías de Canarias. Unos vinos que se elaboran en entornos volcánicos, que son de muy corta producción y que apenas se exportan fuera de las islas.

En el Complejo Municipal del Alcázar de Jerez se dan cita casi 700 vinos procedentes de trece países, que están visibles en los más de 50 expositores repartidos por el recinto. A Vinoble asisten los mejores profesionales del mundo vinícola, entre los asistentes están los Master of Wine Lisa Granik, Sarah Jane Evans, Pedro Ballesteros, Peter McCombie, Tim Atkin, Chris Donaldson, y hasta un total de once miembros de este selecto club de sabios.