El Xerez se impone ante el Cañorrera con los tantos de Guille y un Dani Pendín que se lesionó al marcar

El Xerez Deportivo FC volvía a conocer el sabor de la victoria en San Fernando, ante el Cañorrera, donde se impuso 0-2 con goles de Guille y Dani Pendín. Pero lo cierto es que los xerecistas tenían que pagar un importante peaje, ya que el capitán azulino se lesionaba al hacer el segundo tanto. Habrá que esperar al resultado de las pruebas que se le practiquen en los próximos días, pero parece difícil que vuelva a jugar esta temporada.

En el primer tiempo la igualdad estuvo siempre presente, aunque los xerecistas se pudieron adelantar en el marcador con dos claras ocasiones a balón parado. En una de ellas Juanma Reyes no acertó a superar al meta rival, y en la otra el balón pegó en la parte alta del larguero. Los locales también tocaron la madera, pues al filo del final de la primera parte, también mandaron un balón al palo.

Tras el descanso, el duelo continuó con la misma tónica y pero fue un penalti lo que rompió la igualdad. Guille fue el encargado de transformarlo en gol y poner el 0-1 en el marcador con el que los xerecistas encarrilaban una victoria que terminó de firmar Dani Pendín. El capitán azulino, que arrastraba algunas molestias, notó un pinchazo en un lanzamiento a puerta y terminó de romperse en el golpeo con el que el Xerez lograba el 0-2 y suma tres puntos que lo hacen más campeón si cabe.

CD Cañorrera: Guille, Manolo, Lermo, Mendi, Adrián, Lele (Sebas, 51′), Curro (Jesuli, 73′), Orduña (Jaime, 73′), Bombita, José Mari y Mika.

Xerez Deportivo: Edu Villegas (Pablo, 80′), Padilla, Copano, Juanma Reyes (Azores, 78′), Romerito, Copero, Olmo, Orihuela, Pedro Herrera (Pendín, 75′), Barba (Guille, 42′) y César (Carlitos, 46′).

Goles: 0-1: Guille (p.) (73′); 0-2: Pendín (88′).

Árbitro: Marcos López Racero (Sanlúcar). Amonestó con cartulina amarilla a Romerito, Juanma Reyes, Lermo, Manolo y Guille.

Incidencias: Acudieron unos 300 espectadores al Campo Municipal Manuel López Castro. El partido se detuvo unos cinco minutos por el lanzamiento de una bengala.