Recuerda a Raúl Ramírez “la deuda de 100 millones que se dejó a Urbaser y que este gobierno ha tenido que pagar con los ICO”

La delegada de Medio Ambiente y Deportes, Felisa Rosado, ante las declaraciones de Foro Ciudadano sobre la limpieza en las barriadas rurales, quiere dejar claro que “el gobierno del PP, frente a la política del despilfarro y la mala gestión, está trabajando con seriedad y rigor, poniendo orden en las cuentas públicas en un Ayuntamiento que dejaron arruinado”.

La delegada asegura que “es cierto que trabajan cuatro operarios cada quince días por barriada rural, pero también es verdad que antes había dos y, en el mejor de los casos, tres, cada veinte días en cada barriada”. Felisa Rosado ha recalcado que “este gobierno está trabajando desde el primer día por la mejora del servicio de la limpieza, siendo siempre consciente de que éste se debe continuar mejorando”.

La delegada de Medio Ambiente y Deportes, recuerda que todo este trabajo “se está haciendo de forma paralela al trabajo que se realiza desde la delegación de Economía para poner orden en las cuentas públicas, lo que poco a poco está permitiendo ir mejorando y reorganizando el servicio”.

La delegada también le recuerda a Raúl Ramírez “la deuda de más de cien millones de euros que se dejó a Urbaser y que este gobierno ha tenido que pagar a través de los préstamos del ICO”. Lamenta que sea precisamente Raúl Ramirez, “compañero de gobierno en la etapa del señor Pacheco el que venga a cuestionarlo después de dejar al Ayuntamiento arruinado y preocupándoles más los macroproyectos que la limpieza de las barriadas rurales”.

“Llama la atención que precisamente ahora, a un año de las elecciones, sea cuando les preocupa la limpieza de las barriadas, una preocupación que comparte este gobierno si bien podían haberla demostrado durante los tres años que llevan desaparecidos o en los años que gobernaron”, dice la delegada.

Rosado considera que “es muy fácil tirar con pólvora ajena y dedicarse a hacer macroproyectos que luego se quedan en humo y olvidarse de que la gestión requiere seriedad y rigurosidad a la hora de gastarse el dinero de los ciudadanos”.