El candidato a la Alcaldía, Raúl Ramírez, preside un encuentro de trabajo con vecinos y representantes en la barriada rural de El Mojo, y subraya como prioritario “ir palmo a palmo escuchando a los vecinos ya que no siempre es cuestión de financiación, que también, sino de voluntad, gestión y coordinación política”; Becerra y Benavent insisten en la necesidad de articular un programa “realista y cercano” basado en tres claves: empleo, servicios públicos y vivienda, incluyendo el desatasco histórico de la legalización de casas en cañadas

Foro Ciudadano de Jerez ha mantenido esta mañana en la barriada rural de El Mojo un encuentro de trabajo con representantes y vecinos para perfilar y consensuar las líneas estratégicas del apartado del programa de gobierno para las próximas elecciones municipales relativo al mundo rural jerezano. El candidato de Foro Ciudadano a la Alcaldía de Jerez, Raúl Ramírez, ha presidido una concurrida sesión de trabajo en la que también han estado presentes el coordinador de esta formación política, Manuel Rosa; el coordinador del Jerez Rural, Manuel Becerra; y Francisco Benavent, responsable de la coordinación del mencionado Programa de Gobierno. Todos ellos han coincidido en la necesidad de articular una propuesta “realista y realizable, efectiva, conjunta e integral”, para mejorar de forma sustancial la   situación que sufren los vecinos y vecinas del municipio, “agravada sobremanera en los últimos más de tres años de gobierno del PP en el Ayuntamiento de Jerez”. “Hay que articular un programa con propuestas absolutamente realistas porque los vecinos y vecinas nos reclaman insistentemente que seamos transparentes y honestos con lo que se puede y no se puede abordar tan fácilmente. Para vender motos ya han probado en estos años las milongas del bipartidismo encarnado en PP y PSOE, duopolio al que hay que añadir en el caso de Andalucía a IU”, ha recalcado Raúl Ramírez.

Tanto Becerra como Benavent han subrayado que el amplísimo término municipal de Jerez se caracteriza por “una realidad compleja que requiere de mucha coordinación y diálogo con los representantes vecinales. No se trata solo de más recursos, que por supuesto también, sino de palpar sobre el terreno las necesidades reales ya que cada núcleo poblacional es un mundo y los vecinos de Guadalcacín no necesitan y demandan exactamente lo mismo que los de la barriada rural de La Ina, por ejemplo”. En todo caso, todos han coincidido en señalar como grandes bloques de atención prioritaria el empleo, los servicios públicos (especialmente limpieza y movilidad), infraestructuras (equipamientos, mantenimiento urbano…), seguridad y vivienda, tanto en la vertiente del problema histórico de la legalización de las propiedades, “atascado aparentemente sine die”, como en la necesidad de impulsar actuaciones de vivienda pública que impidan el despoblamiento del mundo rural jerezano.