El “paripé” de la propuesta para quitar a las chicas del Padock del Gran Premio

La alcaldesa de Jerez reconoce que “el Ayuntamiento no tiene competencias para decirle a una empresa cómo lo tiene que hacer”

 Mamen Sánchez: “Yo no soy la todo poderosa del mundo mundial” 

¿Ha sido todo un paripé en la tercera ciudad con más tasa de desempleo del país? Esta es la pregunta que cualquier ciudadano con un poco de sentido común se puede hacer tras escuchar las declaraciones que ha hecho la alcaldesa de Jerez, Mamen Sánchez, tras aprobarse, con su voto favorable, en el pleno del Ayuntamiento de Jerez instar a la empresa Dorna Sport, organizadora del Gran Premio en el circuito de la ciudad, a solicitar la eliminación del uso de la mujer como “arma y reclamo” para captar público durante las pruebas deportivas.

Pit Babes Superbike Jerez | Christian Cantizano para MIRA Jerez

Básicamente es ésto lo que viene a decir el polémico acuerdo de pleno, aunque es preferible recoger lo que dice de forma textual para no dar lugar a equivocaciones: “instar a la empresa Dorna Sport a que elimine en todas las pruebas que organiza en el circuito de la ciudad, incluido el Gran Premio, las prácticas en las que se utiliza el cuerpo de la mujer como adorno y reclamo para captar la atención del público mediante el fomento de estereotipos que cosificación a las mujeres”.

Hasta aquí todo claro si no fuera porque la regidora municipal no ha duda en reconocer un día después del pleno, que el Ayuntamiento de Jerez no tiene competencias para instar o decirle a una empresa que es lo que tiene que hacer. Dice la regidora municipal de forma también textual: “Todos tenemos que saber dónde están nuestras competencias y nosotros no tenemos competencias para decirle a una marca o una empresa cómo lo tiene que hacer”. En sus explicaciones llega incluso a ir más allá tirando de ejemplos en los que el Ayuntamiento ha tenido que renunciar a llevar a la sesión una propuesta por no tener competencias: “Yo no soy la todo poderosa del mundo mundial. El otro día me pedían que instara a una cosa y ya dije que no se podía”.

Aclarado esto, lo cual no deja de ser toda una sorpresa tras el revuelo generado en los últimos días, la regidora se muestra satisfecha con el efecto conseguido ya que considera un éxito el simple hecho de que se haya abierto un debate que bien podría haberse abordado, en una sociedad avanzada del siglo XXI, sin necesidad de perder el tiempo en un pleno que no tiene competencias para decirle a una empresa cómo lo tiene que hacer, como ella misma, a pesar de su voto favorable, ha reconocido.

El tiempo es oro y más en una sesión plenaria que se celebra una vez al mes para aprobar asuntos que afectan al día a día de la ciudad y que deben ser prioritarios en una ciudad castigada duramente por la crisis.

Una ciudad que aún no ha logrado bajar de los 30.000 parados, con la tercera mayor tasa de desempleo del país, y una ciudad que aparece también entre las primeras en el ranking de mayor tasa de riesgo de pobreza. Una ciudad que ocupa el sexto lugar entre las que su Ayuntamiento más tarda en pagar a sus proveedores, casi un año para cobrar, una ciudad que necesita que la sitúen en la parrilla de salida, nunca mejor dicho ahora que estamos a las puertas de un acontecimiento deportivo de primer nivel que deber servir para generar empleo y riqueza en la ciudad y no ser utilizado para que el nombre de Ganemos sea por fin conocido más allá de los pasillos del Ayuntamiento o para que Jerez haga el ridículo reconociendo ahora que no tiene competencias para decirle a una marca lo que tiene que hacer. Por no hablar de tener contentos a sus socios de investidura que tanto los necesita en un Gobierno con siete concejales.

Seamos serios. Un debate se puede abrir a través de otros canales, como por ejemplo con una simple reunión con la empresa organizadora para plantearle el asunto y ver de qué manera se podría abordar el asunto con las marcas publicitarias que, seguro, que hubieran estado encantadas de que se les pregunte por un asunto del que puede hablarse para mejorar todo lo que sea mejorable.

En definitiva, no se trata de decirle a una alcaldesa cómo lo tenía que haber hecho pero sí de pedir que no se tome el pelo a Jerez si efectivamente, como ha señalado, el pleno no tiene las competencias, pues lo único que se ha conseguido es perder el tiempo con un debate que ha generado todo tipo de comentarios negativos en las redes sociales hacia la polémica decisión y que se ha convertido en el asunto estrella a nivel mediático en un pleno que tardará en volver a celebrarse un mes para ver asuntos que deben ser prioritarios en la ciudad.