El Papa Francisco dijo en una audiencia del Vaticano que la Teoría del Big Bang y la evolución “no contradicen” la idea de la creación, así como afirmó que Dios “no era un mago con una barita mágica”

Las declaraciones del Papa el lunes a la Academia Pontificia de las Ciencias parecía ser una ruptura teológica de su predecesor Benedicto XVI, un fuerte exponente del creacionismo.

“El principio del mundo no es el resultado de un caos que debe su origen a otra cosa, sino que deriva directamente de un principio supremo que se crea por amor”, sentenció Francisco I. “El Big Bang, que hoy en día se considera que es el origen del mundo, no contradice la intervención creadora de Dios; por el contrario, se requiere de él. La evolución en la naturaleza no está en contraste con la noción de la creación divina, porque la evolución requiere de la creación de los seres que evolucionan “.

El Pontífice dijo que Dios creó a los seres “y deja que ellos se desarrollen de acuerdo con las leyes internas que le ha dado a cada uno”: “Cuando leemos en el Génesis el relato de la creación, estamos en peligro de imaginar que Dios era un mago, con una varita mágica que puede hacer todas las cosas. Pero él no lo es”.