El Pleno ha aprobado con los votos favorables de PP e IU, con la abstención de Foro y PSOE la modificación del PGOU sobre cuestiones de normativa urbanística con la que se pretende simplificar trámites y flexibilizar algunos requisitos que se pedían al ciudadano en determinados procedimientos urbanísticos, y favorecer el desarrollo de la actividad económica en la ciudad.

Esta modificación comprende la actualización de unos 30 artículos contenidos en el PGOU, con el objetivo de adecuar la normativa de usos a la legislación vigente, y resolver una serie de cuestiones que se han ido detectando en la aplicación práctica de determinadas normas urbanísticas a la realidad actual.

En este sentido, con esta modificación se consigue eliminar trabas innecesarias, ya que se corrigen determinadas exigencias y errores que dificultaban la implantación de actividades previstas en el PGOU, y se aclaran conceptos que generaban confusión en su interpretación.

Entre los artículos que se han modificado en beneficio de los ciudadanos figura la normativa relativa a vados peatonales y de accesos a garajes; con esta la nueva redacción de la norma, los titulares de vados ya no tendrán que soportar el coste de reponer el acerado cuando soliciten su baja. Únicamente será obligatorio restablecer el acerado cuando se solicite la baja en la placa de vados y se elimine toda posibilidad de volver a utilizar ese acceso rodado al garaje, es decir, cuando se modifique el hueco de acceso de forma definitiva.

Recordar que esta normativa obligaba al usuario a eliminar el rebaje de acerado y a reponer la horizontalidad del mismo en el momento en que se solicitaba la baja de la placa de vado, teniendo que asumir el coste de las correspondientes obras.

Otro artículo que se ha modificado es el relativo a la aplicación de las condiciones de las parcelas, al objeto de facilitar la regulación urbanística en zonas periféricas de la ciudad en las que predominan viviendas unifamiliares autoconstruidas. De esta forma se permite la regularización o legalización de las edificaciones sobre parcelas existentes, con el objetivo de adaptar la situación registral de esas parcelas a la realidad física existente.

También se modifican cuestiones relativas a los suelos urbanos en desarrollo, de tal manera que a partir de ahora, se admite también la tipología de viviendas entre medianeras para posibilitar la autopromoción en parcelas de viviendas unifamiliares, que antes no estaba permitida en estas zonas; con ello se posibilita que los ciudadanos, sin necesidad de un promotor, puedan construir su propia vivienda. Se consigue así adecuar la oferta a la demanda actual del mercado inmobiliario y de suelo.

Modificaciones para favorecer la actividad económica

Por otro lado, la modificación de PGOU incluye también actualizaciones de artículos que contribuirán a impulsar la actividad económica en la ciudad. Entre estas normas se encuentra la de criterios de ocupación dentro de un mismo edificio, que tras actualizarse permitirá que los locales puedan compatibilizar más de una actividad y adaptarlos a las necesidades del momento.

En la redacción anterior del texto no se permitía que el pequeño o mediano comercio pudiese tener otra actividad complementaria; en adelante se podrá diversificar las posibilidades de uso para los negocios y que un  mismo establecimiento pueda compartir distintas actividades, siempre que todas cumplan la normativa urbanística y los usos propuestos sean compatibles entre sí; por ejemplo, que una librería pueda contar con una zona de restauración.

Otra novedad importante que incorpora esta modificación del PGOU, es la posibilidad, de acuerdo con la legislación autonómica, de implantar apartamentos turísticos en edificios que alberguen viviendas particulares, pudiéndose compatibilizar ambos usos, tal y como dispone la normativa de turismo autonómica. De esta forma, se consigue destinar a uso turístico edificios existentes en el centro histórico y reservarse sus propietarios una parte para vivienda propia, con lo que se podrían abrir nuevas e interesantes posibilidades para la recuperación del patrimonio histórico.

Otros asuntos a destacar son las facilidades que se ofrecerán a partir de ahora para la implantación de oficinas de servicios y despachos profesionales para compartir espacio con las viviendas, adaptándose así a nuevas formas de negocio.