Tribuna libre de Francisco Benavent, coordinador de Programa de Gobierno de Foro Ciudadano de Jerez

Hace un año y medio el periódico alemán Der Spiegel hablaba de Jerez ampliamente. Quien me mandó el texto me decía que trazaba un boceto de la ciudad triste y arrugada. Y todo gracias a las élites de nuestra ciudad: políticos, empresarios, sindicalistas, y grupos de interés varios. Proseguía, mi interlocutor, dando las ”gracias de verdad, a todos. Solo somos, querida élite, botón de muestra de una ciudad servilista, acomplejada, egoísta, desunida, ciega, obtusa, inculta, traicionera, ambiciosa, tiesa, deformada, esquilmada, pija, pobre, descuidada, desbordada, cainita, envidiosa, altiva, aprovechada, rancia y oscura”. Decía quién me mandaba el texto que en su opinión, era un texto ajustado a la realidad y apostillaba con esa retahíla de calificativos. No estoy de acuerdo.

Después de leer lo que decía Der Spiegel, me pareció tan desagradable esa manera de ver mi ciudad, donde vivo, donde trabajo, donde tengo mi familia, mis amigos, que decidí poner mis sentidos en la búsqueda de la ciudad que quiero para mí y para las personas que viven en Jerez.

La ciudad que crea ciudad, que se reinventa, que se reinicia, esa es la clave y encontré esta definición de la ciudad como “laboratorio urbano que a través de la acción del colectivo y de la arquitectura  se potencia un diálogo creativo, que deviene como objeto dinámico y creciente, fruto de un acto compartido con la ciudad en la ciudad, con el objetivo de hacer visibles realidades desde el rol que desempeña la arquitectura como arte del espacio urbano a la necesidad de emergencia de una capacidad cognitiva, crítica y creativa del ciudadano como constructor activo de su ciudad”. Esta idea crea empleo.

Jerez se encuentran ahora más que nunca inmerso en una búsqueda continua de “identidad”, a partir de dos claras premisas, exaltar nuestro legado histórico y potenciar nuestra distinción a través de la singularidad cultural contemporánea que la mayoría de las veces van  encaminadas a la construcción de una imagen exterior de la ciudad hacia el mundo, o lo que es lo mismo hacia su potencial cultural y turístico; alineando cultura a rentabilidad económica confiando en ello modelos de prosperidad que en fases consecutivas pudiesen generar otras plusvalías sociales. Esta idea crea empleo.

Lo que le pase a Jerez, les ocurre a los jerezanos. Por eso la propuesta a generar solo puede ser de Gobierno, para que no se olvide, para que no se guarde, porque es nuestro compromiso. Nuestra idea abarca todos los sectores principales de la actividad municipal: la democracia, la vida económica y social, la vida cultural, la creación, actividad física y el deporte, el medio ambiente y el desarrollo sostenible, la seguridad y los servicios municipales y sus empleados y gestores.

El Foro hoy representa el firme compromiso de un grupo de hombres y mujeres con la ciudad de Jerez y con toda la ciudadanía para mejorar continuamente los servicios ofrecidos por el propio Ayuntamiento y demandados por los jerezanos. Esta idea crea empleo.

Otro Jerez es posible, otro Jerez hoy es necesario. Empezamos a definirlo.