Multitudinaria despedida de Fermín Bohórquez

La misa corpore insepulto se celebró en la iglesia de San Mateo

Un multitudinario sepelio sirvió para despedir el cuerpo de don Fermín Bohórquez, fallecido el día 28 de julio. La ceremonia religiosa tuvo lugar en la jerezana iglesia de San Mateo. La hora anunciada eran las once y la llegada del féretro al templo fue saludada por las insignias de la Hermandad del Desconsuelo, cuando el interior ya estaba abarrotado de personas que querían darle el último adiós a quien ha sido un referente en la sociedad jerezana.

1 sepelio Fermin Bohorquez

Junto al altar presidían tres banderas, la de España, la de Jerez y la de El Vaticano, símbolos de las tres fidelidades que han marcado la vida del patriarca de los Bohórquez. El obispo de la diócesis Asidonia-Jerez, don José Mazuelos, ofició la misa de corpore insepulto en concelebración con cinco sacerdotes más y el acompañamiento musical corrió a cargo del Grupo de Cámara San Pablo de Cádiz.

2 sepelio Fermin Bohorquez

Recordemos que don Fermín fue durante cuatro años Hermano Mayor de los Judíos y luego, prioste; poseía, además, la Gran Cruz de Beneficencia. La homilía corrió a cargo del señor obispo, que subrayó la implicación que siempre había mostrado con la Iglesia y en especial con la Hermandad que honra al Señor de las Penas; también hizo hincapié en el cariño con que la familia lo ha rodeado, especialmente en los últimos años de debilidad, lo cual es motivo de agradecimiento, por el ejemplo.

3 sepelio Fermin Bohorquez

Como representantes institucionales hicieron acto de presencia el comisario europeo Miguel Arias Cañete, el concejal de cultura Paco Camas y la diputada nacional María José García-Pelayo, que ocuparon asientos junto a la familia. Don Fermín siempre fue una persona preocupada por los logros de su ciudad; valga el caso de que cuando se consiguieron los Juegos Ecuestres de 2002, él estaba en Holanda con los miembros del jurado que debía decidir la concesión a Jerez. Agricultor y empresario, era más conocido por su faceta de ganadero de bravo y rejoneador. Como ganadero ha desarrollado un tipo de toro apropiado para el rejoneo y como rejoneador logró, durante treinta y cinco años, éxitos dignos de recordar; así, tuvo veinte actuaciones seguidas en la feria de San Isidro y otras tantas en Sevilla, en donde consiguió dos veces el trofeo al Mejor Rejoneador. Señalemos también que don Fermín participó en el cartel de la primera Corrida del Arte del Rejoneo celebrada en Jerez por idea del empresario Pepe Belmonte, de mano del cual también había intervenido en la primera Corrida Goyesca de Ronda, que también fue iniciativa del inquieto empresario; como muestra de este último acontecimiento aportamos dos fotos desconocidas en la que se ve a los dos paisanos juntos en el momento previo del festejo y la actuación sobre un caballo alunarado, documentos suministrados por Pepe Belmonte hijo.

4 Fermín Bohorquez
Imagen cedida por Pepe Belmonte a MIRA Jerez

Asistieron también a la despedida representantes del sector de los ganaderos de bravo como Fernando y Borja Domecq, José Cebada Gago, Álvaro Núñez del Cuvillo y Ricardo Gallardo. De los rejoneadores hicieron, entre otros, acto de presencia Rafael Peralta, Javier Buendía, Antonio Domecq y Diego Ventura. De los matadores de toros asistentes pudimos ver a Carlos Corbacho, José Luis Galloso, el Niño de la Capea, Antonio Lozano, los Espartacos, padre e hijo, Miguel Báez Litri y El Juli; Enrique Ponce y Victoriano Valencia enviaron una corona de flores y Rafael de Paula fue representado por su hijo. De los subalternos estuvieron Alfonso Barroso y Álvaro Montes.

5 Fermín Bohorquez
Imagen cedida por Pepe Belmonte a MIRA Jerez

El sector industrial estuvo representado por agentes destacados de nuestra ciudad como Beltrán Domecq, presidente del Consejo Regulador, Mauricio González Gordon, Juan Carlos Estévez y Humberto Domecq. Acudieron artistas en diversos conceptos como Bertín Osborne, Humberto Parra y Nicolás Domecq. Faustino y Manuel Morao, hijos predilectos de la ciudad, se sentaron juntos. No faltaron el hostelero Alfonso Rodríguez, amigo personal del finado, ni el periodista Jerónimo Roldán.

A continuación del oficio religioso los familiares recibieron el pésame de los asistentes junto al altar. Allí estaban los hijos, la hermana Ana María, el sobrino Santiago y un primo del finado, José. La cola fue muy larga y este acto ocupó bastante tiempo. Las condolencias se transmitían personalmente y en muchos casos con departiciones íntimas, dada la cantidad de asistentes que vinieron de lejos. Finalizado el sepelio, el féretro fue portado a hombros hasta el coche fúnebre, tras lo cual se inició en recorrido hasta el cementerio de La Mereced, donde se le dio tierra. Descanse en paz.