Siete razones por las que perderte en la Sierra de la Arrábida

Situada al sur de Lisboa, la zona de la Arrábida nos ofrece múltiples opciones como destino vacacional. Además de paisajes increíbles donde hacer fotografías para recordar tus vacaciones, podemos disfrutar de otras ofertas. Destacamos siete cosas que nadie debería perderse si quiere conocer a fondo esta área de Portugal:

  • Descubrir su Parque Natural. Llama la atención su gran riqueza vegetal con rarezas como el maquis mediterráneo. Para conservar intacta su belleza, el acceso a algunas áreas de este recinto es restringido, solo posible con la compañía de un guía autorizado. También se pueden realizar en el parque múltiples actividades tales como espeleología, submarinismo o escalada.

Región_Lisboa_Arrábida_

  • Conocer el Museo Oceanográfico. En el interior de este inmenso parque nos encontramos con este centro, localizado en un edificio del siglo XVII, antigua Fortaleza de Santa María. Su colección se compone de varias especies marinas, conservadas en líquido y en seco. En otra sala, el visitante puede observar algunas especies del litoral de Arrábida dentro de acuarios.
  • Buscar la paz. Situado muy cerca se encuentra el Convento de Nuestra Señora de Arrábida, antiguo refugio de frailes franciscanos fundado en 1542. Como lugar que invita a la paz interior y al retiro espiritual, alberga en su interior un especial recuerdo a Frei Martinho, uno de los fundadores y primeros moradores del convento, una figura de mármol que guarda el lugar desde tiempos inmemoriales.
  • Ir a la playa. Portinho da Arrábida es una de las playas más bonitas y un buen lugar para la práctica del submarinismo, con fauna y flora únicas que pueden descubrirse en las limpias aguas de Pedra da Anixa, un islote situado frente al arenal.

Región_Lisboa_Portinho_Arrábida

  • Ver delfines. Para seguir disfrutando de la flora y la fauna locales también podemos visitar el estuario del río Sado, zona protegida y poblada de delfines y flamencos. La cuenca del río Sado tiene una superficie de 7.640 km2, mientras que el estuario ocupa un área de 160 km2. También destaca Pedra da Anixa, pequeña isleta constituida como reserva zoológica.
  • Disfrutar de una buena comida. Sin embargo, Arrábida no solo es famosa por su majestuosa flora y fauna. La gastronomía es también uno de sus puntos fuertes. El pescado fresco y la sepia frita son imprescindibles en el menú. También es bien conocida su ruta de los vinos, en especial los vinos de Palmela y el Moscatel de Setúbal.
  • Catar sus vinos. Para enoturistas, la excursión más recomendable es el pueblo interior de Vila Nogueira de Azeitão, donde hay un Museo del Vino de José María da Fonseca, bodega de un conocido productor de vino que exporta a todo el mundo. Sus marcas más conocidas son Periquita, Lancers y Moscatel de Setúbal.