Desde mi Tribuna de la Ignorancia

“Hoy queda muy bien visto entre los colegas, estar en política y ser ateo”

 Por Antonio Conde 

Ser justo e impartir justicia no siempre van de la mano. Estamos en una era de violencia simbólica que esta generando empiecen a aparecer otros modos de violencia, donde se ataca verbalmente sin el más mínimo pudor al adversario solo por el echo de pensar diferente, ser blanco de dardos envenenados con argumentaciones absurdas e interesadas que van más allá de la ética o moral en una clara búsqueda del quítate tu, que me ponga yo.

Esta nueva sociedad de intereses personales llenos de rencores pasados o en la búsqueda de confort futuro a costa de eso que todos llaman el bien general y que termina siendo una pantomima de la más cutre de la sociedad política actual o pasada.
Nuevas generaciones de charlatanes de feria, de vendedores de ilusiones alejados de la realidad de nuestras familias que no dudan en realizar practicas ruines y mafiosas para conseguir sus intereses.
Hoy nos traemos el pasado al presente para justificar lo injustificable que es no tener proyecto de presente que afiance el futuro, la culpa de todo siempre la tienen los demás, olvidándose que ellos han sido parte de esta sociedad, de sus logros, pero también de sus fracasos.
Los ataques son continuos y a ámbitos muy definidos, el político y el religioso, hoy queda muy bien visto entre los colegas, estar en política y ser ateo.
Esta violencia simbólica caracterizada por la radicalidad con la que están actuando, esta generando otro tipo tipo de violencia como es repudiada, donde ya se están alzando voces que dicen basta ya de ser diana y blanco de estos personajillos de la farándula política actual.
Mucho me temo que si no somos capaces de reconducir esta sociedad y juntos, aunque con proyectos diferentes, seamos capaces de mirar el horizonte y construirlo con realidades que den estabilidad y sobre todo dignidad a nuestras familias, se generara otro tipo de violencia también existente en nuestra sociedad, como es la liberalizadora, esa violencia que pasa de la queja a la acción y nos puede conducir de nuevo en un retroceso en nuestra historia a épocas pasadas cargándose la estabilidad democrática de la era más larga de paz de este país y que muchos no queremos.
Como habéis podido comprobar este escrito utiliza esa violencia simbólica que hará que algunos sientan ser diana, otros dardos y otros tantos solo verán en él, la realidad de lo que esta ocurriendo y dicho sin pelos en la lengua.
Se puso la justicia como coraza, y el yelmo de salvación en su cabeza; como vestidura se puso ropas de venganza, y se envolvió de celo como de un manto
Isaías 59:17